Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Empresas del transporte creen que las nuevas normativas no solucionan los problemas estructurales del sector.

Cifran un sobrecoste de hasta el 20% vinculado a las novedades legislativas

El 93% de las empresas de la cadena del transporte -fabricantes, distribuidores y transportistas- considera que los cambios normativos del último año no han solucionado los problemas estructurales del sector, según los datos del sondeo realizado por Aecoc entre empresas del transporte que representan más del 75% del volumen de mercancías del gran consumo y que se ha presentado en el 22º Foro Nacional del Transporte.

El director general de Aecoc, José María Bonmatí, ha reclamado durante la inauguración de este foro la «colaboración» entre empresas usuarias del transporte y transportistas para «ser más eficientes y mitigar el impacto del aumento de los costes sobre el consumidor».

Bonmatí ha reconocido que las novedades legislativas que se han producido en el transporte han generado «cambios de gran calado» y ha apuntado al incremento de las dimensiones de los vehículos del transporte como el próximo reto a abordar. «La aprobación de las 44 toneladas es hoy más necesaria que nunca porque el entorno exige medidas de eficiencia», ha señalado.

El director general de Aecoc también ha remarcado la necesidad de reducir los tiempos de espera de los transportistas en almacenes «porque son costes que no aportan valor al consumidor» y valorado positivamente la Ley de Cadena de Transporte. «Todos los eslabones deben recibir una retribución justa y estamos alineados con las iniciativas que mejoren la transparencia en la cadena», ha subrayado.

Por su parte, la secretaria general de Transporte y Movilidad del Ministerio de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, María José Rallo, ha coincidido en la necesidad de llevar a cabo el incremento de las dimensiones del transporte.

«El paquete de medidas prevista por la Comisión Europea en la que se incluyen los vehículos de 44 toneladas está enfocado a reducir las emisiones del transporte, y en España tenemos el compromiso del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) para aplicarlo», ha indicado.

Rallo también ha reclamado «estabilidad» en el sector y evitar «factores endógenos que enrarezcan la relación entre transportistas y usuarios del transporte», en relación a las convocatorias de paro que se han sucedido desde diciembre de 2021.

La secretaria general ha remarcado el valor estratégico del Plan Reconduce del ministerio, que propone acelerar la autorización de residencia y trabajo de los conductores extranjeros para paliar en el corto plazo la falta de conductores. «En paralelo, hay que trabajar en el largo plazo con medidas que devuelvan el prestigio a la profesión de conductor, con salarios y condiciones adecuadas para que jóvenes y mujeres vean en este sector un proyecto de vida», ha explicado.

Por su parte, el presidente del CNTC, Carmelo González, ha valorado que «las normativas aprobadas fueron históricas» aunque están «en periodo de desarrollo». «Hay una aplicación importante de la prohibición de la carga y descarga por parte del transportista», ha asegurado, lamentando que «en algunos casos estamos volviendo a las andadas» y ha pedido «recordar lo que pasó el año pasado y cumplir con los compromisos adquiridos».

Respecto al incremento de la aplicación de las 44 toneladas, González ha insistido en que «los compromisos adquiridos hablan de progresividad» y ha recordado que actualmente la carga de los vehículos de transporte es de 25 toneladas.

NOVEDADES REGULATORIAS

El sondeo de Aecoc entre los agentes del transporte muestra que dos de las medidas aprobadas de mayor impacto son la prohibición de la carga y descarga por parte de los conductores y la obligatoriedad de incorporar la cláusula del combustible en los contratos.

En relación a la primera medida, el 72% de las empresas afirma que ha conllevado un incremento de los costes, especialmente en la contratación de más personal para realizar las tareas de carga y descarga o en la subcontratación del servicio.

En el análisis de los cambios que ha supuesto la medida para las empresas del transporte, el 33% afirma que ha conllevado una mejora en las condiciones de los conductores, mientras que el 54% considera que, efectivamente, la situación de los transportistas hoy es mejor, pero que deben producirse más mejoras.

Sobre la inclusión de la cláusula del combustible en los contratos de transportes, el 47% de las empresas indica que ya la aplicaba antes de la aprobación del Real Decreto Ley 3/2022. En relación al impacto de la medida, la mitad de las empresas cifran un sobrecoste de hasta el 10%, mientras que cuatro de diez elevan el porcentaje hasta el 15%.

El sondeo también muestra que el 46% de las empresas de la cadena del transporte cree que la bonificación del gasóleo aprobada por el Gobierno en 2022 fue suficiente, mientras que el 54% restante considera que no llegó a cubrir los sobrecostes generados por el aumento del precio en los carburantes.

En la valoración global del impacto económico de las medidas aprobadas, el 44% de las empresas calcula sobrecostes ocasionados de entre 10% y el 20%, por un 33% que sitúa el máximo en un incremento del 10% y un 19% que cifra un aumento de los costes superior al 20%.

A pesar de los sobrecostes ocasionados y de entender que las normativas aprobadas no solucionan los problemas estructurales del sector, las empresas sí creen que la posición del sector ha mejorado en el último año. En concreto, el 82% considera que la situación actual es igual o mejor que antes de las novedades regulatorias.

Por parte de las empresas, el director de transporte de Mercadona, José Ángel Llop, ha explicado que la prohibición de la carga y descarga por parte de los transportistas es la novedad que más ha modificado su operatividad.

«Gestionamos 7.000 viajes al día y teníamos un proceso estandarizado que hemos tenido que adaptar en poco tiempo, lo que inevitablemente ha generado sobrecostes, disrupciones en la cadena y dificultades para nosotros, pero también para los proveedores y los transportistas», ha señalado.

Por su parte, el consejero delegado de Logística Marina, Ramón Marín, ha expuesto que «los acuerdos alcanzados en 2022 son históricos y deben aumentar la claridad en la relación entre transportistas y usuarios del transporte», mientras que el director de transporte de DHL Supply Chain, Rafael Muñoz, ha asegurado que «la relación entre las partes se ha estabilizado en el último año, no sabemos si por la normativa o porque la situación del mercado es mejor».

Por último, la directora de Supply Chain de Nestlé, Carla Fábregas, ha expuesto que «los costes de producción han subido mucho, no solo en el gasoil, por lo que es evidente que no solo el transporte ha subido precios».

EUROPA PRESS